tuvo una inexplicable desconcentración que lo relegó del podio.

Dirían las abuelitas: “Del plato a la boca, se cae la sopa”. Ese popular refrán mexicano aplica perfecto para Aleix Espargaró, piloto español de MotoGP que hizo el ridículo el domingo en el Gran Premio de Cataluña al ponerse a celebrar su supuesto triunfo y tuvo una inexplicable desconcentración que lo relegó del podio. Espargaró agitaba su puño en alto festejando y quitó el pie del acelerador en el que creía era su triunfo, sin embargo, lo increíble es que ¡le faltaba una vuelta al Gran Premio! Para cuando se dio cuenta era muy tarde porque le habían rebasado los que venían detrás y terminó en quinta posición. En el video se aprecia a un miembro de su equipo llevarse las manos a la cara en desesperación porque Espargaró iba “a dos por hora” celebrando. De pronto se dio cuenta que el resto de motociclistas seguían a tope y fue cuando se reincorporó a la pista. “ ¡Cree que la carrera terminó, es increíble! Lo hemos visto entrar a la última vuelta como líder y pensamos que sufrió una falla mecánica, pero Espargaró creyó que había ganado antes de tiempo. Es una de las tonterías más grandes que he visto en este deporte”, explicaron los narradores sobre el insólito momento en MotoGP. “ Estoy muy triste. Si me pincharan ahora, no me sacarían ni sangre. Debo pedir disculpas al equipo, es un error muy grande. No puedes permitirte un error así en Moto GP luchando por un campeonato”, dijo el piloto tras la carrera en Catañuña.
Publicar un comentario (0)
Artículo Anterior Artículo Siguiente