Incluso, sus decisiones en un momento con la institución

José Abed falleció este jueves, así lo informó el presidente de la FIA, Mohamed Ben Sulayem. El empresario mexicano, quien fue vicepresidente de la FIA y uno de los grandes responsables para que la Fórmula 1 llegara México, también fue un apasionado del futbol. Abed nunca negó su amor por el balón y eso lo llevó a que en la década de los años 90 fuera dueño del Puebla, que en ese momento atravesaba una crisis importante de resultados y que buscó resurgir gracias a la inversión del empresario. Incluso, sus decisiones en un momento con la institución poblana fueron polémicas, pues en su paso por el club apostó por ponerle la famosa franja naranja al equipo, situación que no cayó muy bien en los aficionados más arraigados. Fue precisamente en la temporada 1995-96, antes de los torneos cortos, cuando José llegó junto con sus hermanos al equipo. Muchos aficionados calificaron de mala forma su gestión debido al cambio en el escudo del equipo y porque ese torneo terminó en el último lugar general con seis triunfos, 10 empates y 18 derrotas, así como 29 goles a favor por 54 en contra y 28 puntos. En ese equipo estaban elementos como Aurelio Rivera, Gerardo Rabajda, José “Peruano” Soto, Manuel Sol, Plasencia, Eduardo Cordova, Leopoldo, Roberto ‘Chorrillano’ Palacios y Joaquín Hernández. Con el inicio de los torneos cortos, la situación del club mejoró un poco y clasificaron a la liguilla con 31 unidades, además que echaron al Toluca, para luego caer con el Necaxa. Fue hacia 1998 cuando Abed vendió el equipo a Francisco Bernad Cid y Enrique Regordosa, quienes regresaron los colores y escudos tradicionales. Muchos años después y luego que se enfocó en otros negocios, Abed hizo un intento de regresar al equipo en el 2015, pues se acercó en ese momento a los hermanos López Chargoy para poder invertir en el equipo. Distintas versiones y reportes indicaron que los entonces dueños pidieron una inversión de casi 30 millones de dólares para que se quedara como accionista mayoritario del equipo que alguna vez comandó. Entre los honores que Abed tuvo en el futbol, es que fue el delegado de la Selección Mexicana en la Copa Mundial de Francia 1998. Incluso, José Luis Sánchez Solá, mejor conocido como el ‘Chelis’, quien fuera técnico del club en diversas etapas, recordó a Abed como uno de los empresarios que le dieron la administración del equipo como parte de un trato para impulsar sus negocios en la ciudad. “También recuerdo al Sr. Abed, dueño de una cadena hotelera y ganador de concursos de construcción en la ciudad, sacándose la rifa del tigre: ‘quieres construir, pues administras el equipo’”, recordó el ‘Chelís’ en una de sus columnas en ESPN. “Eso fue el trato para que le entrara a la administración, recordando el cambio del color de la franja, de azul a anaranjado, por ser el color representante de su cadena. También lo recuerdo con una anécdota en la cual se le cobraba una cantidad por ‘tacos’ de los futbolistas y que ascendía a varios miles de pesos. Su respuesta fue que era mucho para una comida; ni idea tenía en qué negocio estaba”, sostuvo el mismo timonel. Así fue José Abed, quien además de su amor por el automovilismo, tuvo un paso por el futbol mexicano que quedará en la historia del Puebla.
Publicar un comentario (0)
Artículo Anterior Artículo Siguiente