Preciso en el saque, demoledor al resto

El argentino Diego Schwartzman (N.16) no pudo hacer nada para evitar la derrota ante el serbio Novak Djokovic (6-1, 6-3 y 6-3), el número uno mundial, que se clasifica a Cuartos de Final de Roland Garros, donde no habrá presencia de tenistas sudamericanos. En Cuartos podría darse el partido que todos los aficionados al tenis esperan desde que se conoció el sorteo, Djokovic vs Rafael Nadal, siempre que el español, trece veces campeón en París, derrote este domingo al canadiense Felix Auger-Aliassime (N.9). Preciso en el saque, demoledor al resto (más de la mitad de los puntos ganados), Djokovic jugó un partido muy sólido ante uno de los rivales más peligrosos del circuito en tierra, al que solo le concedió siete juegos en todo el partido y le derrotó en dos horas y cuarto para clasificarse por 13ª vez consecutiva para los Cuartos de Final en París. Djokovic quiso imponer su ley desde el principio, ganando fácilmente su servicio (salvo en el tercer juego, en el que Schwartzman desaprovechó dos bolas de ‘break’) y metiendo mucha presión cuando restaba. Consciente de que debía arriesgar con su servicio para tratar de imponer su juego, Schwarzman cometió cinco dobles faltas en el primer set y se vio superado por el resto del serbio, (14 puntos ganados de 25) y además cometió muchos errores no forzados (18) como para plantar cara al N.1 en esa manga inicial (6-1). Animado por los gritos de “Diego, Diego” de los espectadores que llenaban la Suzanne Lenglen y aprovechando que Djokovic comenzó a fallar algunos golpes claros, el argentino logró al fin el quiebre en la cuarta ocasión que tuvo y luego confirmó con su servicio para colocarse 0-3 en el segundo set. Pero ahí apareció el mejor Djokovic, para devolver el quiebre en el quinto, salvar tres bolas de ‘break’ en el sexto y volver a hacerlo en el séptimo, además con juego en blanco, para tomar la iniciativa en un set que, pese a la resistencia del argentino, ya no se le escapó (6-3). Tras perder tres veces seguidas su servicio en el segundo set, Schwartzman volvió recuperar la solidez con su saque en el inicio del tercer parcial, pero seguía cometiendo demasiados errores como para amenazar al serbio. Y cuando el argentino consiguió hacerse con un ‘break point’ (con 2-2), mandó la bola al pasillo de dobles y dejó escapar una nueva oportunidad. Y ante el N.1 y uno de los mejores tenistas de la historia no se puede perdonar, porque Djokovic sí aprovechó su bola de ‘break‘ en el sexto juego para poner el broche definitivo al partido, ganando la última manga por 6-3.
Publicar un comentario (0)
Artículo Anterior Artículo Siguiente